¿Quién dijo que en una pre boda había que sacarse fotos?

Bueno, algunas :) Pero lo que más me gusta de las sesiones pre boda es charlar y conocer a la pareja. Encontrar puntos de conexión (siempre los hay), saber de su historia, qué les gusta hacer,  qué planes tienen.

Y todo eso se puede hacer paseando, tomando un café, mirando vidrieras y mientras tanto, sacando alguna foto. Montevideo se presta mucho para esto. Con Mariana y Javier aprovechamos para caminar por la ciudad vieja, siempre llena de lugares interesantes, y de paso hacer fotos de la vida misma, de un día cualquiera y hacer que no pase desapercibido.

M&J – MVD.